La catrina te espera para celebrar en el río sin parar

Septiembre 24, 2019 por Staff Las Estacas
Día de muertos
Día de muertos

Dice ella que el paraíso le robamos
En realidad, una fiesta le estamos preparando.

Este año no hará de las suyas,
Y mejor, una noche con jazz
vivirá en Las Estacas.

Suya será la dicha de ser anfitriona
De la fiesta patronal del 2 de noviembre.

Tu cuerpo envuelto en el viento frío de otoño, tus pupilas con el reflejo amarillo del cempasúchil, la nariz y la garganta con un toque de incienso y la pancita jugando con los trocitos de pan de muerto, calaveritas de chocolate y un poquito de dulce de calabaza.

Así se siente una de las temporadas más especiales del año en México: el día de muertos. Además de los colores, olores y sabores, tenemos la espiritualidad y nuestras creencias, la esencia de la noche de muertos.

Saber que uno de nuestros seres queridos ha emprendido un nuevo camino, significa experimentar sentimientos abstractos, que cada persona siente en etapas diferentes. Un momento en común para todo México, basado en las tradiciones indígenas, comienza en la última semana de octubre y culmina el 2 de noviembre.

Pero, ¿a quién le ofrendamos comida?, ¿realmente jugamos con la muerte?, ¿qué sucede con todo el misticismo? Día de muertos en México es realmente un evento mágico.

Por un lado, una ofrenda en casa para recibir a quienes ya no están. No importa la religión o el nivel socioeconómico, importa lo que sientes: el abrazo y beso que quisieras darle a un familiar o consentir a alguien amado del pasado, con un panecito. Importa el confort que le da a tu corazón, pensar que quizá por unos días, tienes de nuevo junto a ti a las personas que extrañas.

Por otro lado, hablar de La Catrina como si se tratara de una amiga que viene a recogernos, sonreír con las calaveritas literarias, dibujar en papel picado la imagen de unas calacas sentadas a la mesa, una con sombrero y bigotes, la otra con un vestido como de la revolución y en la mesa un tequilita o un buen mezcal. En efecto, jugar y reírnos con ella, en palabras de Octavio Paz, “nuestro culto a la muerte es culto a la vida”.

Y en Las Estacas, justo por ese camino nos vamos. Como cada año, preparamos un evento tan especial como nuestra tradición. Catrines al Mictlán, calaveritas de chocolate, azúcar y hasta de amaranto para quien prefiera mantener la línea, un show especial y todo el misticismos de las lunas de octubre y el viento de noviembre.

Te esperamos, con el camino de cempasúchil, las velas que guiarán tu camino por el río y la llegada al paraíso, que te espera con un festín digno de un guerrero. Ven, vive y siente la tradición en uno de los parque emblemas del país, Las Estacas. Este 2 de noviembre, adéntrate en la belleza de la naturaleza y disfruta comida típica, barra libre, show, paseo en balsa por la noche y mucho más, obtén tus entradas aquí. Te esperamos.